Renunciar a una herencia, una situación cada vez más común en Catalunya

renunciar a una herencia

La actual situación de pandemia que estamos viviendo ha disparado la apertura de sucesiones por causa de muerte. En esta línea, ha habido un llamativo incremento de herederos que han decidido renunciar a una herencia. No obstante, ¿qué ha llevado a que suceda tal aluvión de renuncias a herencias en España?

Renunciar a una herencia, una responsabilidad que recae en el heredero

Cuando recibimos una herencia y la aceptamos de forma pura y simple, no solo adquirimos los bienes del causante, también debemos hacer frente a sus deudas con nuestro patrimonio personal. Esto hace que, especialmente ahora con la pandemia que estamos viviendo, muchas personas decidan renunciar a la herencia para no tener que hacer frente a estos gastos.

Por lo tanto, y a efectos prácticos, quién es llamado a heredar renuncia a la herencia porque deberá pagar con su propio patrimonio las deudas que deje el causante. Y esto ocurre, principalmente, por el desconocimiento de poder aceptar la herencia sin tener que hacer frente a las deudas, es decir, lo que se conoce como aceptar la herencia a beneficio de inventario.

Aceptar la herencia a beneficio de inventario

Para evitar adquirir las deudas que deja el causante, el heredero tiene la opción de aceptar la herencia a beneficio de inventario. No obstante, esta opción es prácticamente desconocida por la mayoría de las personas llamadas a heredar, ya que, muchas veces, aceptan la herencia de manera pura y simple, casi sin darse cuenta.

Por ello, es necesario que el sistema se simplifique y que los herederos puedan informarse sobre qué opciones tienen a la hora de aceptar o renunciar a una herencia. De esta manera, se evitarían riesgos innecesarios para los herederos y se evitarían renuncias y situaciones injustas por indebida aceptación de una herencia.

El impuesto de sucesiones y donaciones y la plusvalía

A todas las dificultades mencionadas anteriormente, se le debe sumar otras como tener que hacer frente a la liquidación de los impuestos de sucesiones y donaciones (especialmente gravoso en comunidades como Catalunya, Asturias, Valencia o Castilla y León).

Además de tener que hacer frente al impuesto autonómico de sucesiones y donaciones, cuando se transmite un inmueble de naturaleza urbana, es obligatorio abonar el impuesto sobre el incremento de valor de los terrenos, es decir, la denominada plusvalía municipal.

Este impuesto grava el incremento de valor de un inmueble desde que se adquiere hasta que se transmite. Por tanto, cuando vendemos un inmueble urbano, parte del precio lo deberemos dedicar al pago de la plusvalía municipal.

Dificultades para pagar los impuestos: más renuncias

El heredero puede tener serias dificultades para abonar la plusvalía municipal y el impuesto de sucesiones, e incluso tener que endeudarse para hacerlo. Estos impuestos derivados de la herencia constituyen otra de las razones principales por las que se renuncia a las herencias.

Tanto la presión fiscal como la falta de liquidez configuran este panorama negativo. Otro ejemplo de esto son las herencias entre colaterales, cuando la cantidad a pagar puede acercarse o incluso superar el 50% del valor de la herencia, lo que plantea el carácter confiscatorio del impuesto.

El equipo de abogados y economistas de Herento es experto en la planificación y gestión de herencias, además de facilitar todos los trámites correspondientes a la herencia, evitan también conflictos familiares y costes excesivos que pueden derivar de todo el proceso.

Si tienes alguna consulta sobre planificación y gestión de herencias,, en Herento de Barcelona estaremos encantados de atenderte.
Llámanos, envía un email a la dirección de correo electrónico
indicada o rellena y envía el siguiente formulario.

Datos de contacto

935 212 188
herento@herento.com

Horario

Lunes a jueves:
09:30 a 14:00h y 16:00 a 19:30h
Viernes: 09:30 a 14:00h

Localización

Passeig de Gràcia, 32,1-2
08007 Barcelona

    Author avatar
    Ramón Pratdesaba Ricart
    Ramón Pratdesaba ejerce como abogado en Barcelona desde el año 1988 y desde hace más de 25 años está especializado en el derecho de sucesiones.