El fideicomiso en España: el testamento

fideicomiso españa

El fideicomiso en España permite al testador encargar a una persona la administración o conservación de determinados bienes para que sean entregados a otra persona en un momento dado. De esta manera habría un heredero directo y otro indirecto, que se sucederían en la posesión de su herencia.

Es decir, si por ejemplo tenemos un piso y queremos que lo herede nuestra pareja, pero también queremos que, tras el fallecimiento de nuestra pareja, vaya a parar a un sobrino, podremos hacerlo mediante una sustitución fideicomisaria.

La persona que reciba los bienes gravados con una sustitución fideicomisaria tendrá que cuidar del bien adquirido y conservarlo hasta su fallecimiento para que éste vaya finalmente al patrimonio del segundo heredero. Esta figura suele emplearse para proteger la masa hereditaria ya que el testador se asegura de que sus bienes serán custodiados y administrados por una persona de confianza antes de que se transmitan a la persona designada.

Qué es el fideicomiso

El fideicomiso es la figura que permite al testador encargar a una persona la conservación de los bienes, para entregarlos a una tercera persona en el momento adecuado. Podemos decir que es la herramienta que se utiliza para la sustitución hereditaria. El fideicomiso actúa como controlador de la herencia. El heredero directo (fiduciario) obtiene su patrimonio en nombre del indirecto (fideicomisario) a la muerte del testador.

El fideicomiso se emplea para proteger la masa hereditaria. Cuando se recurre a su figura, el testador tiene la seguridad de que sus bienes y derechos van a ser custodiados y administrados por alguien de confianza, antes de pasar a la persona que él ha designado para su disfrute.

Regulación del fideicomiso en España: el Código Civil catalán

El concepto está regulado en el Código Civil Catalán y establece que, en el fideicomiso, el fideicomitente (testador) dispone que el fiduciario (primer heredero) adquiere la herencia o un bien concreto con la condición de que, una vez vencida la condición o término (en general, su propia muerte), entregue la herencia al fideicomisario (segundo heredero). Por lo tanto, en el fideicomiso intervienen tres personas:

  1. Causante o fideicomitente: se trata del testador, el propietario inicial del patrimonio legado. También es el encargado de determinar el funcionamiento del fideicomiso en su testamento.
  2. Heredero fiduciario: es quién recibe el patrimonio no para sí mismo sino para un tercero. Por tanto, es el primer heredero (el directo) que debe conservar los bienes y derechos para transmitirlos llegado el momento.
  3. Heredero fideicomisario: es el heredero final o indirecto que recibe el patrimonio de manos del heredero fiduciario.

¿Cuándo es conveniente el fideicomiso?

El fideicomiso en España es especialmente conveniente en los casos en los que se quiere preservar un patrimonio entre unas personas determinadas, y se quiere evitar que el heredero lo venda y se queden otras personas fuera del beneficio de la herencia.

En ocasiones, quizás existe una persona que aún es muy joven y el causante no considera que deba disfrutar aún de su patrimonio. En esa situación el causante puede querer transmitirle sus bienes cuando esta persona sea mayor, y para ello puede designar a un fideicomiso para asegurarse una tranquilidad de que su patrimonio se conservará y se entregará a dicha persona cuando lo decida.

Tipos de fideicomiso en una herencia

El fideicomiso puede ser condicional o a plazo:

  • Fideicomiso condicional: el testador impone una condición que, en caso de concurrir, active la obligación de transmisión del fiduciario al fideicomisario, por ejemplo, la muerte del primer heredero.
  • Fideicomiso a plazo: el testador impone una condición que será el transcurso del tiempo determinado en el testamento.

Además el fideicomiso puede ser:

  • Puro: El fiduciario no puede disfrutar los bienes
  • De residuo: en el que sí puede hacerlo. En este caso, el fiduciario debe conservar al menos un mínimo sobre el patrimonio o incluso puede no tener ningún tipo de restricción.

Además, el causante puede determinar si la obligación del fiduciario es de mera conservación y entrega o incluye también la administración patrimonial. En este sentido, también puede permitir al fiduciario disfrutar del patrimonio (fideicomiso de residuo).

Mediante el fideicomiso de residuo, cabría la posibilidad de que el segundo heredero no recibiera nada del fiduciario porque este hubiera consumido todo el patrimonio.

Finalmente los fideicomisos pueden ser:

  • Revocables: en los que el fideicomitente puede cambiarlo en cualquier momento de su vida
  • Irrevocables: no hay posibilidad de revertirlo una vez establecido el acuerdo o a la muerte del causante.

Si tienes alguna consulta sobre la sucesión, en nuestro despacho de Barcelona estaremos encantados de atenderte.
Llámanos, envía un email a la dirección de correo electrónico
indicada o rellena y envía el siguiente formulario.

Datos de contacto
935 212 188
herento@herento.com

Horarios
Lunes a jueves:
09:30 a 14:00h y 16:00 a 19:30h
Viernes: 09:30 a 14:00h

Dirección:

Passeig de Gràcia, 32,1-2
08007 Barcelona

    Author avatar
    Pol Gallifa Ferrer
    Pol Gallifa Ferrer. Abogado de Barcelona. Máster en Abogacía, miembro del equipo de Herento, firma especializada en planificación de herencias y gestión patrimonial.