La gestión de herencias en manos de expertos 

Planificar nuestra sucesión es muy importante, pero es un paso que tendemos a aplazar ya que preferimos que se produzca en un futuro muy lejano. No obstante, la realidad es que realizar una planificación pensada y meditada sobre lo que deseamos hacer con nuestro patrimonio es más necesario de lo que creemos.

¿Qué recursos puedo dejar a mi familia y qué voy a necesitar yo? ¿Alguien necesitará un apoyo mayor? ¿Qué hago con mi vivienda? Estas son algunas de las cuestiones que surgen al planificar nuestra herencia. Por ello, es importante contar con la ayuda de profesionales del sector para tener claro cómo vamos a organizar la transmisión de nuestros activos.

Herento te acompaña en todo el proceso para organizar tu patrimonio y finanzas de una forma realista y objetiva. Sabemos que gestionar una herencia es un proceso sensible y, por eso, afrontarlo junto a un equipo de expertos te permitirá transmitir la memoria familiar con el máximo rigor y respeto.

¿Por qué es importante hacer un testamento? 

Hacer un testamento es la única forma de que realmente se cumpla nuestra voluntad respecto el destino de nuestros bienes. Mediante este documento, podremos decidir cómo se va a distribuir nuestro patrimonio y esto puede evitar problemas en el futuro a nuestros herederos.

Si no hay testamento, aquellos que crean tener derecho sobre la herencia deberán iniciar un procedimiento de declaración de herederosab intestato’ ante el notario, lo que supone, entre otras cosas, añadir tiempo y un gasto más a la herencia. Una vez verificado este procedimiento, el notario otorga un acta de declaración que sustituye la falta de testamento.

En cuanto al orden sucesorio, en caso de no haber testamento, éste dependerá de la vecindad civil que tuviera el causante en el momento de su defunción, ya que se aplicará una legislación u otra.

Además, hay que tener en cuenta que, incluso en el caso de realizar testamento, hay una parte de la herencia que se destina, por ley, a los legitimarios (hijos y descendientes, padres y ascendientes), que es la legítima.  El cálculo de la legítima dependerá de la vecindad civil del causante, siendo por ejemplo en Cataluña, una cuarta parte de la herencia y ésta debe dividirse a partes iguales entre los legitimarios.

Empezar la gestión de herencias por el principio 

Cuando se piensa en planificar la herencia, muchas personas creen que consiste únicamente en hacer testamento. Sin embargo, la planificación sucesoria debe empezar mucho antes.

Para empezar, es esencial realizar un inventario de los bienes que conforman el patrimonio y hacer un cálculo del dinero que necesitaremos a lo largo de nuestra vida para evitar, así, donar un bien que posteriormente podamos necesitar. Por eso es importante llevar a cabo un ejercicio de planificación financiera global.

Después del cálculo de los recursos que vamos a necesitar a lo largo de nuestra vida, tenemos que revisar nuestros activos y valorar cuáles merecen la pena ser donados en vida o por el contrario transmitirlos por herencia.

Para realizar todos estos pasos, debemos tener presente la regulación del impuesto sobre sucesiones y donaciones de la comunidad autónoma donde tributamos. De esta manera, podremos conocer la cantidad a pagar en caso de realizar una sucesión o una donación.

Otros aspectos a tener en cuenta

Un punto muy importante en la gestión y planificación de herencias es saber qué tipo de activos tenemos, cuáles nos conviene donar y cuáles dejar en herencia.

En esta línea, hay que tener en cuenta que, en el caso de las donaciones, el donante deberá tributar en el IRPF por lo que haya ganado desde la compra del bien hasta el momento de la donación, la llamada ganancia patrimonial. Esta plusvalía no tributaría en caso de sucesión, pero, por ejemplo, regalar la vivienda a un hijo supondría un coste tanto para el hijo (ISD), como para el progenitor (IRPF y plusvalía municipal).

No obstante, ¿a qué nos referimos cuando hablamos del ISD y plusvalía municipal? El ISD es el Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones, un tributo que grava la transmisión de bienes y/o derechos entre personas. En el caso de sucesiones, el impuesto grava la transmisión de bienes mortis causa, y en el caso de donaciones, el hecho imponible son las transmisiones inter vivos a título gratuito.

Por otro lado, el Impuesto sobre el Incremento de Valor de los Terrenos de Naturaleza Urbana es lo que se conoce como plusvalía municipal. Por lo tanto, es otro impuesto – además del IRPF – que se aplica cuando se vende, dona o hereda una vivienda.

Herento, planifica tu herencia junto a un equipo de expertos 

Como vemos, planificar una herencia es un proceso complicado, por lo que contar con ayuda de expertos es esencial. Herento es especialista en la planificación y gestión de herencias, para que proteger a los tuyos sea una prioridad. 

Nuestro equipo está formado por abogados de herencias y economistas que tienen una amplia y sólida trayectoria en el ámbito de las sucesiones. Ofrecemos un acompañamiento basado en la confianza y cercanía con el objetivo de que puedas hacer una correcta planificación de la herencia y minimizar factores o consecuencias negativas.

Misión y compromiso 

Nuestra visión del proceso sucesorio es integral, estamos junto a ti desde el inicio del proceso hasta el final de la tramitación y gestión de la herencia. Herento te ayuda durante todo el camino para evitar o solucionar cualquier conflicto que se pueda originar.

La misión principal de Herento es mantener un trato personal, cercano y riguroso para proteger la armonía familiar. Por eso optimizamos fiscalmente cada herencia para que tu voluntad sea respetada sin menoscabo de una estricta rigurosidad técnica.

Realizar una tramitación de herencia ágil y eficaz es nuestro compromiso y, para ello, fomentamos la colaboración entre profesionales de la abogacía. Creamos valiosas alianzas, promovemos los acuerdos de colaboración junto a otros abogados y aportamos un nuevo valor a nuestros objetivos.

Sabemos cómo acompañarte en este proceso